PROPÓSITOS

Hace unos meses que no escribo nada, pero no penséis que el blog acabó abandonado, ni mucho menos. La causa es que tengo muchas cosas que hacer y poco tiempo para hacerlas. ¡Pero eso terminó! Realmente no, pero intentaré escribir más a menudo por el mero hecho de que me gusta hacerlo. Y si además os gusta mucho mejor.

Esta entrada será bastante diferente a las anteriores y espero que lo sea de las futuras. Quedan escasos días para que termine el año y no quería desperdiciar la oportunidad de escribir en el blog sobre los futuros propósitos que se propone la gente por estas fechas.

Llegado este punto del año suelen plantearse cambios a realizar durante el año próximo. Sin embargo, hay que decir que la mayoría de estas metas nunca llegan a cumplirse. Queramos o no, la vida es una rutina continua que nosotros organizamos en años, meses y días; y por ello resulta difícil en ocasiones realizar grandes cambios en ella. A pesar de esto, tenemos la esperanza de modificar diferentes aspectos que nos influyen al cabo del día para conseguir lo que queremos.

No estoy diciendo que el hecho de plantearse nuevos retos sea en vano pero si que en la mayoría de los casos llegan a asemejarse a promesas electorales. Para el que no sepa lo que son las promesas electorales explico; son promesas, como su nombre indica, que realizan los cargos políticos para ser escogidos y una vez han llegado al poder, éstas son olvidadas por lo tanto nunca llegan a cumplirse.

Desde aquí os animo a que si os proponéis hacer cambios, sean mayores o menores, lo llevéis hasta el final. Terminad lo que vayáis a empezar con el mismo sentimiento que pusisteis al decidir hacerlo.

Os invito a que comentéis aquí mismo vuestros propósitos para el nuevo año o para el resto de vuestra vida, si es que tenéis alguno. Sean del carácter que sean puedes compartirlo con los demás.

CONEXIONES ROTAS

Perder la razón es tan solo el principio de una serie de pérdidas que tienen lugar cuando dentro de tu mente la cordura ya no reina. Actuar por actuar, sin pensar, sin querer sentir y comportarse como la mayoría para encajar está a la orden del día.

Los términos están confundidos, se tratan de igual forma tanto la libertad como el libertinaje. Las personas se sienten obligadas a rendir homenaje a otras para sentirse satisfechos, sin saber que realmente están vacíos. El mal uso de las palabras es la capacidad por excelencia que posee todo el mundo para poderse defender de otros. La pérdida de valores y sentimientos inunda a la sociedad en su más oscuro estado. Convertir en usual lo que era exclusivo y en popular lo que debía ser ocultado.

Gobernamos una guerra contra nosotros mismos que nos lleva a pasos agigantados a nuestro más bajo nivel. La rendición completa de los valores está por venir y no hacemos nada por evitarlo.

Éstas son solo algunas características, tristemente reales, del mundo de hoy en día. No voy a plasmar un sentimiento revolucionario sobre el estado de la sociedad actualmente, cada uno sabe bien lo que hay y el que no lo sabe, por su bien, debería abrir pronto los ojos.

POR ORDEN

Es triste apreciar el abismal cambio de la personalidad de la gran mayoría de las personas. La vanidad de la fama, posesiones materiales o altos cargos, oscurece la importancia de los verdaderos sentimientos, de las buenas acciones e infravalora los sacrificios.

No es malo tener fama, sentirse admirado o recibir cierta alabanza siempre y cuando no se acabe convirtiendo en un reflejo de egoísmo. Al igual que el demostrar esa admiración tampoco es perjudicial siempre que sepa administrarse de forma sensata.

Con cierta regularidad esta constante práctica hace olvidar y, como ya he dicho, oscurecer, otro tipo de acciones o sentimientos que usualmente poseen una característica importancia. ¿Está esto mal? Éticamente hablando no podría responder a esta pregunta yo mismo, ya que cada cual es poseedor de su particular ética aprendida.

Claro está, el orden preferente de importancia que tiene cada acción se lo da cada uno, al igual que nadie es quien para cuestionar el orden dado por alguna persona. La mayoría de las personas llaman a la puesta en práctica de esta acción, madurez. El saber determinar qué hechos poseen una determinada importancia y poner éste conocimiento en práctica es la demostración del orden establecido y de la consecuente madurez.

Está en cada cual decidir si quiere demostrar el grado de conocimiento poseído, o simplemente prefiere no establecer un orden e intentar no ser consecuente de sus acciones. Afrontar la cruda realidad o dejar que otros la vivan por él huyendo constantemente de la seriedad.

LÓGICO SENTIMENTALISMO

La lógica es una ciencia que poco deja sin resolver. En bastantes ocasiones se actúa con lógica si la situación lo requiere. La mayoría de las personas recurren al sentir lógico de la realidad para tomar decisiones, en cuyo caso suelen conseguir los resultados esperados. En cambio, por otra parte actúa el sentimentalismo, las emociones.

La principal diferencia entre un tipo de conducta y otra se basa en el resultado y la estadística. Mientras que un tipo de resultado es previsible y con un número alto de posibilidades de certeza, el otro es más bien aleatorio. Se puede llegar a debatir qué tipo de forma de actuar es mejor, pero sin duda la situación y sus consecuencias nos obligan a actuar de una forma u otra.

Actuar con lógica suele traer las consecuencias esperadas y normalmente las agraciadas; también nos podemos dejar embaucar por la irresponsabilidad de los sentimientos y lo que estos conllevan. En este caso, las consecuencias son usualmente inesperadas y cambiantes, pudiendo obtener múltiples resultados con la misma reacción.

Resulta útil pensar fría y estadísticamente las posibilidades para llegar a conseguir un buen resultado, pero el dejar fluir las emociones puede hacernos llegar a estados y conseguir resultados que de ninguna otra forma captaríamos. Por ello la decisión de cómo actuar debes tomarla tú. ¿Te basas en lo perceptible y conocido, o en lo abstracto y desconcertante?

LÓBREGA COMPLEJIDAD

Todos tenemos amigos, o eso pensamos. El hecho de tener a alguien con quien compartir momentos de todo tipo, buenos, malos, peores..., parece algo simple y normal al alcance de cualquiera.

Pero no está de más el pensar que la realidad no es tan simple como puede parecer. Que más personas de las que podemos imaginar sienten la ausencia de este tipo de relaciones amistosas. Mucha gente se pregunta, ¿Por qué, si parece tan fácil, no lo consigo? Precisamente por eso, porque parece una tarea sencilla, pero se complica en cada tipo de personalidad.

Todos nos criamos con compañeros de colegio, de instituto o nuestros colegas del barrio o edificio. Pero con el tiempo ese roce provoca un tipo de relación u otra. Conservar a los compañeros que conociste en el instituto es complicado ya que al salir de allí cada uno hace su vida y todo se separa un poco. Mas no por ello se tiene por qué perder el contacto, ni la amistad que se puede haber vivido durante 4 0 6 años de compañerismo.

El problema llega cuando esto pasa, se pierde contacto total con este tipo de compañeros o amigos. Por una razón o por otra te rechazan, o les rechazas y ahí empieza la dificultad de tu carrera solitaria. Está claro que cada persona tiene una personalidad diferente y no a todo el mundo le cuesta lo mismo eso de "hacer amigos".

Cada cual es como es, y cada uno tiene sus propios problemas y su peculiar forma de afrontarlos, con lo cual, a cada persona le afecta de una forma distinta. Pero nunca está todo perdido por mucho que pueda parecerlo. Tan solo hay que pensar soluciones y llevarlas a cabo. Contar con la gente es un buen paso para empezar.

QUÉ MÁS...

Ideologías políticas, religiosas, conspiraciones, teorías existenciales... ¿De qué sirve el conocimiento? ¿De qué sirve conocer la historia, la física, las matemáticas, saber sobre teología..., de qué? De nada.

El ser humano ha sido dotado con la capacidad de sentir. Todos conocemos lo que son los sentimientos, aunque no conozcamos todos los sentimientos existentes. Lógicamente en todo momento sentimos ya que formamos parte de una sociedad que nos obliga a hacer uso de ésta capacidad.

El dolor, la alegría, la tristeza... sentimientos, no hacen distinción alguna entre raza, clase social o profesión, afectan a bien o a mal a cada humano del planeta. Pero eso sí, a cada persona le afecta de una forma distinta, en algo teníamos que distinguirnos.

Como en todo, hay sentimientos mejores que otros, algunos que te gustaría sentir el resto de tu vida y otros que simplemente desearías no haber sentido nunca. Pero al ser algo natural es algo que no nos ofrece la posibilidad de escoger, nos abordan cuando quieren, cuando las situaciones lo permiten.

Pero, ¿Qué son? No voy a ser yo el que te lo explique. Si vives sabrás lo que son. Disfruta los buenos y olvida los malos según prefieras o te permitan.

SIEMPRE SE PUEDE MEJORAR

Los cuentos de hadas no existen, los finales felices ya no son creibles. Las historias de amor ya no son lo que eran y las relaciones amistosas han perdido la esencia.

La sociedad nos ha hecho llegar a pensar así, pero, ¿por qué dejamos de creer? En el fondo nos gusta creer, necesitamos hacerlo. Todas las personas sienten la necesidad de creer en algo.

Si lo piensas un poco te darás cuenta de que es cierto. Nos han hecho cambiar la forma de pensar que teníamos, y al cambio lo han llamado modernización. Ahora importas y eres respetado dependiendo del grado de "modernidad" que hayas adquirido, porque no has nacido pensando tal y como piensas ahora mismo.

Los valores morales que tienes ahora te los ha inculcado la sociedad a menos de que tus padres hayan hecho lo contrario. Aún así nadie escapa de pensar como el resto de la humanidad en muchas cosas.

El mundo avanza, la sociedad también pero, ¿De verdad pensais que a mejor? Está claro que las tecnologías cada vez nos hacen la vida mas amena y mas fácil, pero a cambio estamos desechando todos los valores que habiamos conservado durante años. Está muy bien eso de renovar, y adaptarnos a nuevas formas de pensar pero, ¿A qué escala?

Estos temas siempre llevan a la gente "moderna" a pensar "el que ha escrito esto es un antiguo de la época de Franco". Por otra parte están los que piensan que "tanta modernidad ha echado a perder a la juventud, y a la sociedad". Formas diferentes de pensar, nada más.

Este blogger se reserva su opinión y simplemente hace una crítica general. Esta claro que cada punto de vista tiene sus razonamientos, sus pros y sus contras.

Sin entrar en conflicto con nadie, existe el hecho de esa pérdida, la pérdida real de valores, de respeto, de moral. Ahora te animo a que esas formas de pensar que te han metido en la cabeza las aproveches, tómalas, moldéalas y forja tu propia forma de pensar. Crea tus propios razonamientos y házselos saber al resto de gente.

Sólo así se logrará mejorar, si todos aportamos algo. Porque nunca estarás de acuerdo en algo, perfila los detalles en los que puedas participar. El término sociedad es algo conjunto pero somos cada uno de nosotros los que lo completamos, participa para mejorarla.

Como siempre ya sabeis que aquí escribe un servidor, pero me gustaría saber qué opinais vosotros también, os animo a que siempre que querais, comentéis.

TOCADO Y HUNDIDO

Hay momentos en los que te das por vencido y decides dejarlo todo en manos del destino, que tú ya no vas a decidir más, que todo será como tenga que ser. Momentos en los que piensas que estás solo, que por muchas personas que tengas a tu alrededor ninguna te sirve, ninguna se preocupa realmente por tí.

Muchas veces pensamos que nadie nos escucha, que no hay nadie que se interese por nosotros. Te ves mal y nadie te ofrece ayuda. Mucha gente se excusa en decir que no la ofrecen porque esperan a que se la pidan. Pero, ¿Debe ser así? ¿Has de pedir una ayuda obvia cuando te están viendo mal? Eso ya es decisión de cada cual pero personalmente pienso que si estás viendo con problemas a una persona, por qué esperar a que ella tenga que humillarse a pedir ayuda, mejor ofrecerte como una posibilidad de salida a su problema.

Muchos se sentirían mucho más aliviados si la recibieran de esta forma. Dicen que tener muchos conocidos es bueno pero, de qué sirve tener tantos si no te va a servir de nada importante. Amigos, pretendemos tener muchos, todos los que podemos, sin embargo con el tiempo te das cuenta de que no puede ser así. Según vas creciendo te vas dando cuenta de la cantidad de gente que aparece y desaparece de tu vida. Conservar los amigos es difícil, pero es que sólo ellos van a estar en la mayoría de los momentos de tu vida y eso no es una tarea simple.

Pocas personas tendrás en esas condiciones, y si quieres conservarlas debes dar algo a cambio, tu interés, que no es poco. Sólo así conseguirás mantener a esas personas que mereces. Esas personas que te podrán prestar su ayuda cuando tengas problemas.

Cuando nombro el término problema no quiero decir problemas económicos o permisivos, a veces la gente sufre por no tener el cariño que necesitan, por no sentirse queridos, por pensar que están solos. Qué mejor que tú y tu buenas intenciones para animar y hacer sentirse bien a esa persona. Si tan solo unas pocas personas tomaran una iniciativa así, se darían cuenta de la felicidad que podrían provocar en otras.

Claro está, vivimos en un mundo demasiado egoísta como para que este pensamiento se cumpla realmente. Cada uno va a lo suyo y por mucho interés aparente que puedan mostrar, en el fondo les da todo igual, solo les importa su propio bienestar. Pero a estas alturas ya llega el dilema de siempre, ¿Hago como los demás, o, aunque esté visto como condición de tonto, intento ser buena persona? Tu propia ética te dirá qué hacer.

MOTIVACIONES

¿Por qué hacemos las cosas? Normalmente algún tipo de razón nos impulsa a hacerlas, pero hay veces en las que nada nos hace ser como somos. Hablando con la gente descubres que ninguna vida es fácil, que todos tenemos problemas y que muchos se ven obligados a tomar responsabilidades ajenas.

Es entonces cuando te das cuenta de que todo lo que haces es para nada, siempre van a seguir existiendo problemas, siempre vas a cometer errores, siempre tendrás que pagar las consecuencias. Sabiendo esto te preguntas, ¿Entonces, por qué no me rindo?, ¿Por qué no me dejo llevar por los hechos diarios de la vida? Piensa solo un poco, y te darás cuenta de que si todos hicieramos eso, la humanidad estaría acabada, no tendría ningún tipo de remedio.

En ocasiones no vemos el por qué de las cosas, pensamos que estamos solos, que todos a nuestro alrededor tienen mayores preocupaciones más importantes que las nuestras y que no se preocupan por nosotros. En un momento u otro todos lo pensamos, porque la negatividad nos visita a diario.

A otros les preocupa más el hecho de tener que cargar con responsabilidades que no les corresponden. A veces te ves obligado a tomar decisiones que no deberías y acarrear con consecuencias que no te pertenecen. Es injusto, pero la vida es así.

Existen infinidad de problemas, e infinitas vidas que reclaman ayuda a otros de las cuales tan solo unas pocas reciben esa solución. ¿Por qué haces las cosas? Porque si no las hicieras no aprenderías, no ganarías esa experiencia que en algún momento podrás prestar a otra persona. Ya sabes lo que se siente cuando piensas que estás solo, no permitas que otros puedan pensarlo.

Actuar por una motivación ajena a nosotros es complicado pero no imposible, tan solo debes tener interés. Tu forma de actuar te hará mejor o peor persona, además creará diversas opiniones en los demás. No les des la satisfacción de poder pensar mal de tí.

DAÑO

El ser humano es un ser facultativo, tiene muchas cualidades provechosas aplicables en la vida diaria. Es capaz de construir grandes edificaciones imponentes, llegar a construir un transbordador espacial con el que poder permanecer en el espacio exterior meses e incluso es capaz de tratar el cuerpo humano, posiblemente la más compleja forma de existencia sobre la Tierra.

Pero sin duda una de las facultades por las que destaca el ser humano, es por su capacidad de hacer daño. El derecho que siente a sembrar el terror, el poder que supuestamente posee para poder gobernarse a sí mismo. Demostrado queda que el ser humano esa incapaz de contenerse a sí mismo, cuánto menos a una humanidad completa. Ya no existen los valores ni el respeto, tan solo existe el miedo al poder.

Intentamos dominarnos, intentamos aislarnos, dejar de sentir para poder hacer daño, para poder dañar con total libertad sin sentir las consecuencias. Pero no es posible, antes o después todos caemos, nos rendimos ante el miedo.

Cuando se hace daño a alguien, uno puede llegar a sentirse victorioso, satisfecho de haber saciado su odio, e incluso alegrarse de la desgracia ajena. Tomamos la venganza como un método de satisfacción propio, para sentirnos mejor. No pensamos en lo que hacemos, aunque tenemos muy en cuenta el daño que causamos.

Al final nadie se escapa del arrepentimiento, antes o después llega ese momento. A veces es tarde, en otros casos no lo es. No te molestes en satisfacerte a tí mismo haciendo daño a los demás, piensa en mejorar, en aprender. Aprende a ignorar a quien merece ser ignorado y aprende a tratar bien a quien debe ser tratado con respeto y cariño.

RIESGOS

Las decisiones siempre traen consecuencias, a veces buenas, pero otras veces malas. Una buena decisión te puede hacer rico, famoso, muy feliz, pero a su vez una decisión errónea puede traer consecuencias tales como perder una amistad, posesiones o incluso acarrearte la mismísima muerte.

A veces lo importante no llega a ser tanto la consecuencia de una decisión, sino el riesgo que puede conllevar el tomarla. Podría hablarse del riesgo como la posible manifestación de un hecho en nuestra contra. Podría incluso considerarse el riesgo como un miedo humano, es un posible acontecimiento que nos limíta la libertad a la hora de decidir. Tanto es así que existen riesgos estimados tan grandes que llegan a impedir prácticamente el tomar una decisión.

Pero a veces merece la pena plantearse si de verdad hay que considerar algún posible riesgo. ¿No es mejor actuar sin saber cuál puede ser el resultado? Puede ser más sorprendente pero pocas veces puede ser bueno. Pensar las cosas antes de llevarlas a cabo usualmente es una medida preventiva, que evita muchos problemas indeseados.

¿Estarías dispuesto a perder un buen amigo por una posible mala decisión? Es seguramente una cuestión que la mayoría de las personas se han planteado en algún momento u otro. Aquí entra el riesgo, desde el primer momento en el que piensas en esa decisión, estás a su vez pensando en el riesgo que conlleva ésta. En ese sentido se podría decir que el riesgo es una consecuencia supuesta y premeditada que estimamos a la hora de tomar nuestra decisión. Entonces te preguntas, ¿Merece la pena arriesgar? Muchos deciden finalmente que sí, otros deciden lo contrario. La consecuencia de no haber arriesgado es el posible arrepentimiento futuro que tendrás.

Nadie dijo que tomar decisiones fuera fácil, ni que vivir fuera una tarea sencilla. Vivir la vida implica riesgos, y éstos pueden alegrar o entristecer tu día a día. Pero al fin y al cabo es tu vida... ¿Te arriesgas?

PORQUE SUEÑAS...

Porque piensas demasiado las cosas, porque hay momentos que no vivirás, porque hay personas a las que no conocerás, porque hay sueños que no cumplirás, porque tu propósito no este.

Llegas a pensar si tan siquiera merece la pena esforzarse aún a sabiendas de que no lo conseguirás. Pero no te rindes, continúas, intentas que se haga realidad. El tiempo pasa, tu paciencia se va agotando día a día y no te acercas a tu meta. Intentas poco a poco mentalizarte de que vas a conseguirlo, aunque solo sea una forma de mantener engañada a tu mente, al menos temporalmente te deja vivir, pero va aprendiendo y cada vez te cuesta más mantenerla encerrada en sueños.

Te dejas llevar por el pensamiento de tu alrededor, ese que te hace crédulo y soñador. A ratos despiertas y te das cuenta de que en realidad solo son ilusiones que jamás llegarán por mucho que te esfuerces, que cada uno tiene su vida, que cada uno tiene sus propósitos. Te empeñas en continuar como ellos, en avanzar hacia la nada, en perder el tiempo.

¡Despierta! Deja de desperdiciar tu vida en meras intenciones futuras, disfruta de los que te rodean, vive el momento, quiere a quien tengas que querer, no pienses en qué harás mañana, aprovecha al máximo cada día. ¿Tienes planes? Yo sí, porque soy un crédulo, porque soy un soñador y porque nadie me va a impedir cumplir mis metas. ¿Qué haces ahora? Tú decides.

Y VOLVER...

Volver a sentir un escalofrío que recorre todo tu cuerpo. Y creer, volver a creer. No olvidar nunca con quién viniste, ni con quién caminas. Seguir al lado de quien quieres, continuar tu viaje.

A veces dicen que es mejor no mostrarte como eres, los que dicen eso simplemente viven en su propia falsedad. Viven en un mundo de apariencias vanas, entre las que van cambiando constantemente. Personalidades influenciables, o simplemente cuerpos sin personalidad viajan de un lado a otro, como veletas con el cambio del viento. Pero pasado un tiempo siempre ocurre lo mismo, vuelven. Repetir, volver, rectificar, todas esas acciones están relacionadas. Quizás con mejorar, con arreglar errores del pasado, con ser como antes.

Según dicen merece la pena volver al pasado con tan solo la esperanza de poder arreglar el futuro cercano. Miles de veces hemos deseado volver a vivir un momento, para disfrutarlo de otra forma, o para poder evitarlo. Al fin y al cabo siempre volvemos, volvemos a caer en los mismos errores, volvemos a hacer lo de siempre, repetimos la misma vida un día tras otro. Nos aburrimos, pero, aunque es cierto que muchos no tienen la oportunidad, no hacemos nada por cambiarla.

Es fácil decir, evita cometer errores para no tener que rectificar lo difícil es ser capaces de cumplirlo. No intentes pasarte la vida buscando la forma de ser perfecto porque siempre te equivocarás. Simplemente disfruta con los demás, no te atormentes con los errores del pasado. Tan solo vuelve a sentir lo que sentías antes, vuelve a querer disfrutar de tu vida. Recupera la ilusión que puede tener una persona a tu edad. Tan solo vive.

BLAH BLAH BLAH

Momentos vividos que recuerdas como si hubieran pasado hace pocos minutos. La experiencia ganada con el paso del tiempo no cae en saco roto, o sí. Tiempo pasado solo o acompañado, que más da, lo importante es que pase.

Llegan momentos buenos, malos, que pasan desapercibidos o que dejan huella. Frases que cruzas con personas que llegan a ser algo para tí. Horas disfrutando de las personas de tu alrededor.

¿Todo eso para nada? ¿De qué te sirve todo eso cuando ya no sabes valorarlo? Has perdido la capacidad de saber qué tiene sentido y qué no lo tiene. Todo pasa indiferentemente a tu alrededor. Sabes que no actúas bien, pero no sabes como rectificar. No puedes volver atrás, y tampoco avanzar, solo puedes dejarte llevar por todo lo demás.

Es en ese momento cuando sientes necesidades que no puedes cubrir. Es triste ver como a pesar de tu situación la gente solo sabe asentir entonando soluciones que para tí no son más que blah blah blah...
Pero, ¿Que ibas a esperar?, en este mundo no existe la compasión, aquí solo se lucha por saber quien es mejor, sin importar lo que se haga para conseguir serlo. Así que, no esperes nada satisfactorio, a no ser que quieras ser uno más. Limítate a seguir buscando la salida. Mientras tanto piensa las cosas muy bien antes de actuar porque harás mucho daño y no te darás cuenta, es solo un consejo, aunque como siempre, tomar las decisiones es cosa tuya.

DISTANCIAS

Largos caminos que cruzan lejanas fronteras, anchas carreteras que unen vidas separadas por una distancia finita. Cientos de kilómetros te separan de otra gente, de otras personas conocidas, de amigos.

Se dice que en la distancia está el olvido, pero no por ello se debe dar por sentado que por el hecho de no poder ver a alguien acabas olvidándolo. Es cierto que la distancia crea una de las mayores barreras que puede existir entre dos personas, pero a veces, es un empujón para esas personas y les ayuda a batir esa dificultad.

Existen medios para afrontar ese temido enemigo como es la lejanía, pero aún así llega a ser difícil resolver ese problema. Queda bastante claro, que si se quiere hacer algo, se puede conseguir, pero a veces por falta de medios se hace imposible por más que la persona quiera. Hay ocasiones en las que muchos, en su desesperación, lo dejan todo, y se lanzan directamente a luchar con esa distancia.

Tristemente este fenómeno espacio temporal llega a separar amigos, parejas, familiares... No distingue entre el tipo de relación que mantienen las vidas, simplemente las separa. A veces para bien, otras para mal. Lo que más dificulta la resolución este tipo de problema, es que no existe mas solución que la obvia, a saber, poder estar con esas personas.

Son muchos los que luchan día a día contra este hecho descrito, son muchos los que sufren por ello. Quizás en algún momento de sus vidas puedan llegar a donde quieren estar, a estar con quien quieren estar. Mientras tanto, solo queda vivir soñando con que algún día lo conseguirán. Y así espero que sea.

DIFERENCIAS

¿Por qué quieres ser igual que ella? ¿Te crees mejor por comportarte igual que él? Seguramente tu personalidad piensa que si esa persona tiene lo que tiene, es a causa de su comportamiento, de su forma de vida. Bien puede ser cierto, bien puede ser erróneo. Si pensaras por un momento la cantidad de gente que quiere ser como otros, ¿A qué conclusión llegarías? Seguramente a que no todos pueden fardar de personalidad. Que aburrido sería todo,  si todos fuéramos iguales, si entre nosotros no existiera ninguna diferencia. 
Si pudieras elegir entre tener una personalidad propia, exclusiva o querer ser uno más, sin destacar, querer aparentar ser como el resto, ¿Qué escogerías tú? Es triste que muchos quieran simplemente aparentar. Una vida aburrida, llena de continuos cambios y frustraciones por no poder llegar a ser exactamente como otras personas. Sinceramente no creo que merezca la pena ser igual a otra persona, no tiene ningún mérito. 
Muchos piensan que por poseer ciertos objetos que otros no pueden tener, o simplemente por tenerlos, ya son personas dignas de envidiar. Pena me dan si de verdad creen eso. Realmente eso no es más que querer aparentar, desear ser un modelo de personalidad, pero que contradicción querer ser ejemplo de algo que no se tiene. ¿Por qué no te preocupas por ser realmente alguien? ¿Destacar por tí mismo?
Sé tú mismo, sin importar lo que piensen los demás, ellos solo buscan éxito a través de otras vidas. Crece, mejorate día a día, créate tu propia personalidad, que sea diferente al resto. Destaca, pero por ser alguien especial, no uno más.

QUÉ IRÓNICO

¿¡Pero Joey!? ¿Tú hablando de amor? ¿Te lo crees? ¿No? Yo tampoco. Creedme que no soy de los que les gusta hablar de estas cosas, pero tampoco era de llevar el pelo así, y ¡Mírame!.

A veces las relaciones humanas se complican, otras evolucionan. Pero en cualquiera de los casos en un momento u otro, acaba apareciendo alguien especial, o eso dicen. Ni pretendo criticar, ni revolucionar el concepto que puedas tener sobre eso que llaman, amor. Quizás te creas experto en estos temas, ¿por haber vivido mucho tal vez?, ¿por haberte relacionado con mucha gente?; Bueno, puede, no te voy a decir que no. Seguramente sepas más que yo, pero el que escribe aquí... :)
Algunos lo consideran un bonito sentimiento, otros simplemente una sensación que no merece la pena demostrar, ya que les haría parecer débiles ante los demás, por demostrar ser personas.
Muchos se lo toman como algo natural, y otros suelen exagerarlo. ¿Qué es mejor? Si yo conociera la respuesta a esa pregunta, créeme que muchos antes que yo te la habrían respondido. Cada cual debe saber que es mejor para sí mismo, ¿Qué tipo de libertad tendríamos sino? Tú puedes decidir como quieres vivirlo, sentirlo.
Dicen que junto al amor va la madurez, posiblemente sea cierto. Todo depende de qué tipo de personalidad tengas, y de tú propio punto de vista. 
Es adorable ver esos adolescentes enamorados, esas parejas siendo felices, o ¿estúpido? Bueno, cada uno puede verlo como quiera, yo lo veo un tanto problemático. Jugar a ser mayores nunca fue un buen juego, de nunca lo ha sido. Muchos lo saben bien, y ahora se arrepienten de haber jugado a ser adultos. 
Creer que puedes haber conocido a la persona con la quien quieres pasar el resto de tu vida teniendo tan solo... ¿cuánto? ¿14? ¿15? ¿16? ¡incluso 19! Para el amor no hay edad, eso es cierto, pero ya está dicho, siempre le acompaña la madurez.
¿Se puede ser maduro con una media de 16 años? Sí, pero casos reales se pueden contar con los dedos de una mano. Creer ser maduros es precisamente el síntoma de no serlo, querer demostrar a los demás que lo somos, sentir la necesidad de tener que estar constantemente haciendo creer a los que nos rodean que somos adultos, que somos maduros.
¿Te estoy llamando inmaduro? ¿Me estás diciendo que no estoy preparado para poder querer a alguien? Nada de eso, solo es una forma de verlo, una reflexión sobre un tema que a muchos les cuesta llegar a entender. No pretendo dar lecciones, puesto que yo no sé nada. 
En resumen, se podría decir, que es algo personal, un tema individual, de cada uno. No deberías regir tus decisiones en opiniones de otros. Crea, forja tus propias formas de opinar, créetelas y házselas saber al resto. Quiere a quien más quieras, y muéstrate a los demás tal y como eres, eso te hará mejor persona. Tengas la edad que tengas, siempre pensarás si le gustas a alguien, es algo natural, ¿actuar o no? ¡Eso ya es cosa tuya!

¿QUIÉN ERES?

¿Quién te crees que eres para aparecer así? Es injusto. Tienes todo el tiempo del mundo y decides aparecer ahora. No creo que consigas nada en este momento. Ya tenía planes, y ahora apareces y crees que los voy a cambiar por tí. De esperanzas se vive, pero en este caso morirás joven.
No entiendo por qué ahora, por qué cuando ya me había decidido. No me voy a parar a pensar más en tu dichosa decisión, simplemente te repetiré que ya es tarde. Tengo cosas más importantes que hacer que pararme a discutir contigo. Piensa en lo que has hecho, y cuando tu conclusión sea razonable, ven y hablamos.
Tiendes a hacer lo que te da la gana, a que el resto del mundo deba hacer lo que tu quieras a cada momento. Te queda mucho por aprender, mucho que madurar ese estúpido comportamiento infantil que tienes. Me asombra tu capacidad para conseguir las cosas, nunca había conocido a nadie tan manipulador. Por suerte para el resto del mundo, la gente aprende, y ese método que utilizas no te va a durar mucho tiempo. Solo los tontos que te rodean seguirán complaciendote hasta el fin de sus días.
Pero ni esos tontos se merecen tal trato, ni tú mereces tal respeto. Ojalá se den cuenta de cómo eres, y continues viviendo en tu estúpida soledad. Nadie merece que se le desee el mal, pero eres una auténtica excepción. Una realidad diferente, una forma de vida defectuosa, que se cree virtuosa.
No tienes el más mero mérito de nada. Así que ni se te ocurra volver a aparecer así, no tienes derecho. Más te vale desaparecer, lárgate muy lejos donde no puedan verte. Solo así se cura el mal causado.

DECISIONES

Nadie dijo nunca que tomar decisiones fuera fácil, nadie dijo nunca que hacer lo correcto fuera lo mejor. A veces lo mas perjudicial llega a ser satisfactorio para el ser humano. Todo se basa en decisiones, todos las tomamos a diario.
Te crian en un mundo predispuesto a enseñarte, a encaminarte hacia tu futuro. Llega un momento en el que ese mundo acaba. La hora se acerca, entran en juego múltiples factores que te obligaran a decidir, decidir sobre cosas que pueden cambiar tu vida por completo. Te preguntas todo tipo de cosas, pero no es momento de cuestionarse la existencia misma sino de tomar partido en la vida. 
Tienes que escoger, se abre ante tí un inmenso campo de posibilidades. Decide y rápido, las oportunidades no permanecen toda la vida esperando a que las tomemos a placer. Piensas pero no actuas, el tiempo se agota. Crees que no solo influye tu propio beneficio, crees que también debes pensar en los demás, en el qué dirán. Tan solo te planteo una cuestión, cada una de las personas que tienes a tu alrededor, ¿Pensaron ellos en tí? 
Tu vida solo la vivirás tu, el resto solo podrá aportar a ella momentos, buenos o malos. En algún momento decidirás si la compartirás con alguien, pero mientras tanto es tuya, es lo único que posees y no te pueden arrebatar. Así que, piensa, actúa y ten presente que no todas las decisiones provocan consecuencias visibles, a veces el resultado es para uno mismo, para tu propia satisfacción. 
No les dejes con las ganas, demuéstrales a qué has venido, demuéstrales que has aprendido a decidir correctamente. Demuéstrales que has aprendido de todo ese mundo en el que te mantuvieron mentalmente encerrado, que ya puedes y sabes vivir.

VUELAS

Vuelas creyendo llegar a algún lugar. Piensas que tu imaginación te podrá liberar.
Sabes que eso es imposible, pero aún así, jamás dejarás de soñar.
Porque creer es gratis, es afición de muchos. No sabes distinguir, quieres vivir otra realidad, una realidad que no es la tuya. Intentas evadirte de lo que te rodea, pero no te es satisfactorio. Cuando llega el momento piensas que en un futuro cambiará, serás feliz. Eso es creer, no es más que una ilusa manera de transformar tu realidad, a una muy diferente, a una que deseas.
En ese momento piensas que no todo está perdido, que aún hay esperanza. Quizás tengas razón, puede que la haya, pero en un futuro para nada cercano. No quieres esperar, pero es lo que tus decisiones te obligan a hacer, esperar. No haces mas que esperar, esperar con ansia ese momento. ¿Volar? Nada que ver. Es algo mucho mejor, es una forma de vida muy diferente a la que tienes, en la que ya no serás quien eres. Piensas que si tan bien suena, debe ser algo genial. Pero no sabes que todo lo que has leido, lo has creido, no sabes que todo esto no es real.
Algún día te darás cuenta, y pensarás en lo vivido, lo recordarás con dolor, aunque con cierto sentimiento de alegría. Espero que lo vivas, espero que seas feliz.

¿DÓNDE VAS?

¿A dónde te crees que vas? ¿Piensas huir a estas alturas? Si crees que puedes, tan solo inténtalo. Te resultará imposible, pobre de tí. Algún día lo entenderás, pero antes déjame que te explique.
Muchos lo intentaron, quisieron alzar la vista y marchar lejos, solo consiguieron felicidad aparente, temporal, nada duradero. Es imposible sacar tu ser del mundo de percepción en el que vives, la única salida satisfactoria es desear la muerte, decisión solo al alcance de las mentes mas paranoicas. No podrás salir de aquí, tan solo debes intentar adaptar tus capacidades a lo que la sociedad te solicita, sólo así serás aclamado por unos pocos.
Parece fácil, al alcance de todo el que quisiera, pero nada de eso. Si crees que puedes, prueba. Tan solo debes confiar, en tí, y en los que te rodean, que no son pocos. Si crees saber cómo salir adelante, inténtalo. Muchos lo han intentado ya, otros muchos se han quedado por el camino de la desesperación y la amargura. Es una fácil decisión que solo depende de tí. Pero no intentes huir, no te servirá de nada. Solo aquel ser repleto de cobardía y dispuesto a la máxima humillación sería capaz de soportar el intento de dicha decisión.

NUNCA SABES NADA

Un día despertaste, creías saber lo que pasaba. Creías saber distinguir entre realidad y ficción. Pobre iluso, hasta el mas necio se daría cuenta de que todo es sueño; no sabes nada.
Quizás pensaste en vivir como querías, pero eso solo sucede en los sueños. Tu mente quiso creer en lo que tenías a tu alrededor, quiso pensar que todo te pasaba por algo, quiso pensar que eras afortunado. Jamás llegarás a saber lo que es la fortuna, no estás destinado a percibir ni la menor posibilidad de suerte. Vivir confundido no es vivir, es creer que se sabe lo que se hace.
¿Vives como sueñas? ¿Sueñas que vives? ¿Es la vida un sueño, o es quizás soñar una de las mejores formas de vivir?
Nadie sabe, nunca lo sabrás.

AL LÍMITE

Tu alma se alimenta de deseos que sabes que jamás obtendrá, aún así tu mente insiste, trata de conseguir lo que tanto añora. Intentas ignorarla, pero sus deseos cada vez son más y más intensos. Practicamente se te hace imposible dejar de pensar en ello, no eres capaz de cambiar tus objetivos. ¿Obsesión tal vez? Más bien bienestar. Tu propio bienestar, sentirte agusto contigo y con los demás. Olvidar todos esos recuerdos de tu infancia. ¿Los buenos también? ¿Por qué no? ¿Acaso piensas vivir el resto de tu vida con los escasos buenos recuerdos de tu pasado? Pasa página e intenta crear futuros buenos momentos, para que sean bien recordados.
Vivir intentando cambiar el futuro por el presente solo te traerá desesperación, impaciencia. Ansiarás que pase el tiempo. Pero el tiempo pasa igual para todos. Los deseos de tu alma siguen aumentando mientras el tiempo sigue su curso tal y como hasta ahora, desde el principio de la existencia.
¿Qué pretendes hacer ahora? ¿Dejarlo todo hasta que el tiempo pase y llegue la hora de satisfacer tu alma? Perderás el tiempo. Una cosa es cierta, mientras tanto, no disfrutarás de nada, todo te parecerá vano y vacío, nada será de tu agrado. Pero, ¿Qué esperabas? No has nacido para disfrutar, ni para aportar nada al mundo, solo estas aquí, eres uno más, y te toca amoldarte al curso que la vida tiene preparado para ti.
No puedes rendirte, debes continuar, manejar tu propia mente, conseguir dominarla. Solo así conseguirás que esos deseos no influyan en tu día a día. Solo así conseguirás despertarte un día más.

3, 2, 1...

Como dijo un día Lavoisier "En una reacción química, la materia no se crea ni se destruye, solo se transforma." Y así es, no destruí este blog, simplemente lo transformé.

Espero darle un enfoque completamente distinto al que tenía cuando lo cree. En un principio pensaba utilizarlo de medio informativo, pero como ya he dicho, lo transformé, y ahora será un blog personal. En él pondré desde reflexiones que me vengan a la mente, hasta situaciones cotidianas del día a día.

Por último, solo decirte que espero que te pases de vez en cuando, quizás algún día comente algo que te interesa, o que por casualidades, tienes una situación parecida... O simplemente porque te aburres.

Disfruta de tu paso por aquí.

Peace out!

Con la tecnología de Blogger.

Copyright © / My Paranoid Tales

Template by : Urang-kurai / powered by :blogger