TEMEROSOS MIEDOS

Dicen que tener miedo es de cobardes pero ¿es cierto esto? Si buscamos la palabra miedo en la RAE vemos que tiene dos posibles connotaciones:
  1. Perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario.
  2. Recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea.

Vamos a pararnos a analizar cada una de estas definiciones de miedo. En primer lugar, el miedo es una sensación que nos provoca angustia por imaginar o tratar en realidad un riesgo. Esto es algo que nos sucede a todos. Muchas personas tienen, por ejemplo, miedo a los insectos y tan solo el hecho de imaginar que les está tocando una araña o una avispa les produce angustia. También es aplicable a otro tipo de sensaciones como puede ser el vértigo, el miedo a las alturas. Para las personas que sufren este tipo de miedo el simple hecho de imaginar que no tienen los pies sobre el suelo o apreciar una gran caída delante de ellos les provoca ansiedad.

Vamos ahora con la segunda parte y, quizás para mi, la más interesante. Según está connotación, el miedo provoca aprensión ante una situación en la cual podría sucedernos algo que no deseamos. Qué interesante, ya que un sinónimo de aprensión también es desconfianza. Por consiguiente, según esto que acabamos de ver, imaginar que podría sucedernos algo que no deseamos nos provoca desconfianza. Este sentimiento es mucho más común de lo que podríamos pensar. Lo sufrimos todos pero no lo tomamos como un miedo porque la primera definición es la más extendida.

Existen multitud de libros e historias que cuentan cómo podría uno afrontar sus propios miedos ya que suele ser un sentimiento que te impide vivir con normalidad ciertas situaciones. Superar nuestros miedos puede convertirse en una tarea ardua si no aceptamos primero que sufrimos dicho miedo. Si nos paramos a pensarlo, resulta entristecedor que por pensar que algo podría salir mal nos frenemos a hacer lo que deseamos. El dicho popular dice que el que no arriesga no gana, pero en este caso, el que no se enfrenta no los supera.

Más de uno podría pensar: claro, muy fácil decirlo pero hacerlo ya es otro cantar. Razón llevaría. Controlar nuestra mente para que no nos juegue malas pasadas no es fácil para los que desconocen las dos principales cualidades que te ayudan a hacerlo, a saber, autodominio y perseverancia. Trabajar en estas dos características nos ayudarán a mantener nuestra mente dentro de sus cabales y así superar sus miedos.

Sobra decir que además de todo esto, la ayuda externa puede ser muy beneficiosa. Superar un miedo significa trabajar día tras día hasta perder esa desconfianza que nos impedía disfrutar y hacerlo con ayuda resulta mucho más sencillo.

En cualquier caso, para concluir, decir que cada uno somos dueños de nuestras propias decisiones, como escribí una vez en este mismo blog, tú eres el propio diseñador y constructor de tu camino.




Lucha por quien lo hace por ti sin esperar nada a cambio.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

Copyright © / My Paranoid Tales

Template by : Urang-kurai / powered by :blogger